Seguidores

viernes, 2 de diciembre de 2016

"El Merengue" 1938


       Trabajar fuera del hogar, haciendo cientos de kilómetros a veces que traen sorpresas de este tipo. Cuando ves algo como un cartel indicador con un nombre tan atractivo como "El Merengue", pero asociado a la Guerra Civil, te quedas un poco perplejo, curioso nombre, entonces me puse a indagar un poco más sobre tan dulce nombre en un contexto tan violento, y echando mano a la páguina rutas con historia me encontré con esta curiosa información, asi que primero, un poco de Historia....



      "El Merengue" o cota El Tossal de Deu, también es conocido por cota 305 o cota 220 (según la topografía franquista de la época), es un pequeño cerro que se encuentra al lado de la carretera de Balaguer a Camarasa, en el norte de la Cabeza de Puente de Balaguer y fue uno de los escenarios de duros enfrentamientos entre los dos bandos durante la Batalla del Segre (4 de abril de 1938- 3 de enero de 1939). Su defensa fue vital para las tropas franquistas y un obstáculo lleno de trampas y amenazas para la vida de las tropas republicanas que tuvieron que atacar una y otra vez sin éxito. El frente del Segre, se extendía a lo largo de más de 80 kilómetros en línea recta, desde Mequinenza (Zaragoza) hasta el pantano de Camarasa.


Carretera a Camarasa con la población al fondo.




Carteles indicadores


      Entre los días 22 y 28 de mayo de 1938, fuerzas de la División del XVII Cuerpo del Ejército Popular Republicano, iniciaron una ofensiva para expulsar a los franquistas de la Cabeza de Puente de Balaguer.

      El nombre de "El Merengue" le viene de una arenga que el capitán republicano Cabrera hizo a sus soldados antes del ataque:
                    ¡Venga chicos, que esto nos lo comeremos como si fuera un merengue!
     El pronóstico del capitán fue totalmente erróneo y El Merengue se convirtió en un infierno. Estas palabras las menciono antes de iniciar el ataque sobre esta estratégica cota, muy bien defendida por las tropas franquistas del V cuerpo del ejército de Aragón del general Moscardó.



Refugio republicano
Panoramica de las trincheras



      "El Merengue" era un objetivo básico desde el comienzo de la contienda. Fueron siete días de feroz lucha con muchas bajas por ambos bandos. Muchos de lo caídos republicanos eran de la quinta del biberón, termino popular para determinar a combatientes de baja edad en concreto entre 17 y 18 años, que habían sido alistados tan solo dos meses antes de la ofensiva. La escasa preparación militar, sumada a su falta de experiencia, les hicieron firmes candidatos a una muerte segura. Llegándose ha contabilizar 300 bajas alguno de los días del enfrentamiento. La mayoría de los caídos en combate fueron enterrados allí mismo, en una gran fosa. En 1987, los restos fueron exhumados y depositados en el cementerio de Camarasa.











       La ofensiva republicana fue un total fracaso, no consiguiendo ninguno de los objetivos propuestos, por su estado mayor. El frente quedo estabilizado hasta el 28 de diciembre de 1938, cuando las tropas franquistas rompieron la línea de defensa republicana desde El Merengue en dirección a Cubells, para avanzar posteriormente hacia el interior de Cataluña.



                                          Trincheras franquistas, cabeza de puente de Balaguer


Búnker del Ejército republicano en Balaguer
  
      "El Merengue" es el primer espacio de la batalla del Segre que se museiza, y donde se han recuperado y reconstruido estructuras relacionadas con las batallas que tuvieron lugar en mayo de 1938. Impresiona todavía en el silencio de la tarde el lugar, y pensar en el infierno de fuego, metralla, gritos y gemidos de los heridos, que tuvo que ser el lugar en los días de la batalla. 


     Hasta ahora no había realizado ninguna figura ambientada en la Guerra Cvil española, aunque servidor, como ya he dicho tantas veces, solo hace figuras, no política. Pero llegadas a este punto, que una sangrienta batalla tenga esa anécdota para ser ññamada así, me llamó la atención y enseguida empezé a darke vueltas a la idea de intentar modelar al capitán Cabrera intentando animar a los muchachos, algunos de ellos casi imberbes, que llegaban al frente para quedarse allí para siempre.


      Esta figura va dedicada a todos los casidos, de uno y otro bando de aquella acción.



                                                                   LA FIGURA




        Tuve que pasar por todo el frente de batalla durante el tiempo que duraron los trabajos, y viendo el fluir de los ríos, la placidez de los campos y el aspecto actual de los pueblos, es dificil imaginar todo eso en aquellos días.

   Por eso decidí modelar la figura del capitán Cabrera intentando animar a aquellos muchachos que iban a enfrentarse con su destino, y muchos de ellos, quedarse allí para siempre.













       La figura está modelada en masilla polimérica, 70 mm., en fin, lo habitual, y pintada con óleos.  Las fotos no son muy buenas, pero por problemas técnicos las tuve que hacer con la cámara del móvil. De todas formas, espero que os guste.