Seguidores

lunes, 16 de febrero de 2015

Muerte de Juan de Mariana 1624

16 de febrero de 1624.-


     Fallece Juan de Mariana S.I. jesuita, teólogo e historiador español. Fué, junto con Baltasar Gracián  un ejemplo representativo de los escritores de la Compañía de Jesús. Hijo natural del deán de la colegiata de Talavera, Juan Martín, y de Bernardina Rodríguez, fue bautizado por ello en La Pueblanueva el 2 de abril de 1536; a lo largo de su vida hubo de soportar muchas afrentas a causa de su humilde extracción.



Juan de Mariana S. I.


      Fué uno de los puntales de la Escuela de Salamanca, y también uno de los más controvertidos dentro de la misma. En 1599 publicó en Toledo De rege et regis institutione (Del rey y de la institución regia), que fue escrita a petición del preceptor del futuro rey Felipe III. Entre otras cosas, el autor defendía en ella la legitimidad de acabar con el tirano. Una afirmación que cobró súbita actualidad en 1610, cuando el rey Enrique IV de Francia fue asesinado por un demente llamado Ravaillac. Aunque éste juró no conocer los escritos del padre Mariana, cosa harto probable porque el hombre no destacaba por su cultura, ejemplares del libro fueron quemados en público en París, a la vez que se hacía lo propio con el cuerpo desmembrado vivo del regicida. Está claro que el padre Mariana salvó su vida por no encontrarse allí.




 Juan de Mariana, Plaza homónima en Talavera de la Reina.


      Pero no pudo eludir la prisión en 1607, cuando el propio Felipe III, a cuya educación tanto había contribuido, se sintió directamente aludido en la obra de Mariana De monetae mutatione (Del cambio de la moneda). Si antes había sostenido que la intervención del soberano en asuntos económicos privados constituía tiranía, como en el caso de los impuestos abusivos, ahora venía a afirmar que la inflación tenía el mismo rango opresivo, ya que la producían los tiranos al disminuir la base metálica de la moneda, devaluándola.

      Los trabajos del padre Juan de Mariana son de una asombrosa riqueza. Editó las Obras de San Isidoro de Sevilla, tradujo en dísticos latinos los libros de la Escritura Proverbios, Eclesiastés y el Cantar de los cantares, y redactó una magna Historiae de rebus Hispaniae (que él mismo tradujo al castellano como Historia general de España) en treinta libros, que abarcaba desde los orígenes hasta Fernando el Católico porque, como él mismo dijo con gran sensatez, «no me atreví a pasar más adelante y relatar las cosas más modernas, por no lastimar a algunos si decía la verdad, ni faltar al deber si la disimulaba».



 El padre Juan de Mariana.


     La muerte le sorprendió cuando trabajaba en unos Escolios al Antiguo y Nuevo Testamento, obra de exégesis bíblica que se fundaba en el texto de la Vulgata.
La plaza que se ubica el edificio del Ayuntamiento de Talavera de la Reina y un Paseo en la misma ciudad llevan su nombre; así como la plaza en la que está la iglesia de los jesuitas, en la ciudad de Toledo, entre otras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada