Seguidores

jueves, 30 de junio de 2016

LA "NOCHE TRISTE" 1520



30 de junio de 1520.-



    La noche del 30 de junio al 1 de julio de 1520, los conquistadores españoles al mando de Hernán Cortés huyeron de la ciudad de Tenochtitlán, capital del imperio azteca. Muchos de ellos sólo lo intentaron, porque se quedaron encerrados en la isla-matadero o porque los guerreros indígenas alcanzaron a tiempo su sangre para ofrendarla a sus dioses.Bernal Díaz del Castillo, calcula que fueron como 600 sus compañeros muertos, sus aliados tlaxcaltecas, sufrieron miles de muertos.



Grabado que representa la "Noche Triste".


     La expedición de Cortés llegó a México-Tenochtitlan, la capital azteca, el 8 de noviembre de 1519 donde el emperador Moctezuma II, rodeado de la nobleza mexica, lo esperaba. Pero poco después lo tomarían de prisonero al Emperador azteca Moctezuma II. Durante los siguientes seis meses, Cortés y sus aliados nativos, Los tlaxcaltecas, fueron invitados en la ciudad capital azteca cada vez más inoportunos.

     En junio, las noticias de la costa del Golfo llegaron a Hernan Cortés de que una expedicion grande de españoles había sido enviado por el gobernador Velázquez de Cuba para su detención por insubordinación. Hernan Cortes dejo Tenochtitlán al cuidado de su lugarteniente confianza, Pedro de Alvarado, Cortés marcho a la costa y derrotó a la expedición cubana dirigida por Pánfilo de Narváez






Combate entre aztecas y españoles.



      Durante la ausencia del conquistador español Hernan Cortes, Pedro de Alvarado quedo al mando y dirigió un ataque preventivo contra muchos de los nobles Aztecas en el Templo mayor, matando a decenas o cientos de ellos
      Poco después, los aztecas asediaron el Palacio donde se encontraban los españoles y prisionero el emperador Moctezuma II. Hernan Cortés ordenó a Moctezuma a hablar en un intento para sofocar el violento tumulto, Moctezuma II se asomó a la azotea (o balconada) de su palacio, instando a sus seguidores a retirarse. La población contempló horrorizada la supuesta complicidad del emperador azteca con los españoles, por lo que comenzaron a arrojarle piedras y flechas que lo hirieron mortalmente, el emperador sufrio de una conmoción cerebral. Moctezuma murió unos días más tarde, ya sea de sus heridas o asesinado por los españoles, eso se desconoce. A su regreso a finales de junio, Hernan Cortés encontró que los aztecas habían elegido un nuevo rey, Cuitláhuac, que moriría pronto.

Encuentro entre Moctezuma y Cortés.

       Los combates entre mexicas y españoles duraban ya una semana, los españoles y sus aliados indígenas estaban cercados en el palacio de Axayácatl y sus alrededores casi sin alimentos, por lo que decidieron huir al punto de la medianoche. Cortés dio la señal de partida y marcharon en dirección a Tlacopan (Tacuba) sigilosamente, cuidando del relincho de los caballos, pero una anciana mexica que había salido a tomar agua en un cántaro advirtió la huida de los españoles y avisó a los guerreros aztecas. En cuestión de minutos la laguna que rodeaba México-Tenochtitlan hirvió de canoas repletas de nativos armados de lanzas y flechas, en tanto desde las azoteas miles de guerreros atacaban la retaguardia, otros nativos cortaron los puentes a tierra firme, que estaban hechos de canoas amarradas unas con otras.
       Los españoles y sus aliados nativos lucharon en su camino de huida bajo la lluvia ante un sinnumero de flechas, utilizando puentes portátiles para cubrir las brechas, aunque como la batalla fue muy sangriento y feroz en su progresó algunas lagunas se habían convertido en un cementerio de restos humanos que fueron de ayuda, a la hora de cruzar, para los fugitivos.




Retirada de los españoles y los aliados tlaxcaltecas.



Las crónicas de Indias coinciden en la tristeza de Cortés. Bernal Díaz del Castillo describe en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España:

..que como Cortés y los demás capitanes le encontraron y vieron que no venían más soldados, se le saltaron las lágrimas de los ojos y dijo Pedro de Alvarado, que Juan Velázquez de León quedó muerto..
...y mirábamos toda la ciudad y las puentes y calzadas por donde salimos huyendo; y en ese instante suspiró Cortés con una gran tristeza, muy mayor a la que antes traía, y por los hombres que le mataron antes..
...Acuérdome que entonces le dijo un soldado que se decía el bachiller Alonso Pérez (que después de ganada la Nueva España fue fiscal y vecino en México): "Señor capitán, no esté vuestra merced tan triste, que en las guerras estas cosas suelen acaecer"..y Cortés le dijo que ya veía cuántas veces había enviado a México a rogarles con la paz; y que la tristeza no la tenía por una sola cosa, sino en pensar en los grandes trabajos en que nos habíamos de ver hasta tornarla a señorear...


El arbol de la Noche Triste, centenario ahuehuete que dio cobijo a un desconsolado Hernán Cortés.



       A partir de aquí empieza la retirada forzosa de los españoles hacia territorio aliado, y la sed de venganza de los aztecas. Pudiendo escapar de la ciudad, los aztecas lograron pararles en Otumba, batalla en la que Cortés demostró su capacidad militar acabando primero con los generales más importantes de los aztecas, para que sus tropas se desmoralizaran. Tras esta batalla, y con los españoles en territorio aliado, se preparó la conquista de Tenochtitlán que acabaría finalmente con el curioso Imperio Azteca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada