Seguidores

sábado, 26 de enero de 2013

Batalla de Montjuich 1641

    
 26 de enero de 1641.-


      Tiene lugar la batalla de Montjuic, seis meses más tarde del alzamiento campesino conocido como Corpus de Sangre el (7 de junio de 1640), contra los soldados de los Habsburgo alojados en Cataluña . La batalla inició la Guerra de los Segadores, que duró diecinueve años.


Cuadro de la batalla de Montjuich, por Pandolfo Reschi.



Tras la proclamación de la República catalana por Pau Claris el 17 de enero de 1641, y a causa del acercamiento de las tropas de Felipe IV a Cataluña, para retomar el poder, Pau Claris decide nombrar el 23 de enero de 1641 al rey de Francia, Luis XIII de Borbón, nuevo Conde de Barcelona (Luis I, 1641-1643), con lo que Cataluña pasa a estar bajo la completa autoridad del monarca francés, que ve en ello una opción única para prosperar en su lucha contra los Habsburgo
Las tropas imperiales atacaron Barcelona con una primera embestida contra la montaña de Montjuic. El ejército enviado por Felipe IV había salido a campaña con 23.000 hombres, 3.100 caballos y 24 piezas con 250 artilleros  pero la milicia gremial de la ciudad junto con los contingentes franceses, formados éstos por los regimientos Enghien, Espenan y Serignan más otros 1.000 jinetes que regresaban de Tarragona, consiguieron repeler el ataque.



Detalle del cuadro que muestra el enfrentamiento entre la caballería española y francesa.
 

      Cuando las primeras tropas reales llegaron a la cima de la montaña, muchos catalanes huyeron excepto una compañía que hizo frente al ataque, diezmando a los atacantes y eliminando a los oficiales. Este ataque fue respondido por una carga de la caballería realista, que provocó la retirada catalana al interior de la fortificación, pero con el coste de quedarse sin munición, de manera que quedaron al alcance del fuego proveniente de las murallas y, a continuación, fueron cargados por los coraceros franceses.


 A las tres de la tarde, los españoles intentaron un nuevo ataque en masa, pero la falta de escalas para subir a las murallas y el fuego catalán provocaron su retirada hasta Sants. Con ello, este territorio entra también en la Guerra de los Treinta Años. Cataluña seguirá hasta 1652, fecha de la finalización de la contienda en este territorio, bajo la Corona Francesa de Luis XIV, Conde de Barcelona con el nombre de Luis II (1643-1652), aunque bajo la Regencia del Cardenal Mazarino, pues el monarca contaba con 5 años de edad.




 Castillo de Montjuich.
 

      La derrota del ejército de Felipe IV fueron tan celebradas en París como en la Barcelona rebelde. El cronista coetáneo Parets escribió al respecto que “Cataluña llorará con lágrimas de sangre lo que celebra hoy con gritos de alegría”. Después de la guerra, España perdió condado del Rosellón y una parte del de la Cerdaña, todos ellos situados en la vertiente septentrional de los Pirineos y que las tropas francesas habían ocupado en apoyo de los sublevados catalanes. El rey de Francia posteriormente prohibió drásticamente el uso de la lengua catalana en documentos oficiales, notariales y de otro tipo, bajo pena de invalidar el contenido. Desde entonces, el francés continúa siendo la única lengua oficial, y la única que se utiliza en la enseñanza pública.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada