Seguidores

lunes, 14 de enero de 2013

Pérdida del archipiélago de Chiloé. 1826


14 de enero de 1826.-


       Producida la independencia de Chile, continuó Chiloé fiel a la monarquía española, siendo el gobernador don Antonio de Quintanilla, desde la villa y Fuerte Real de San Carlos se organizó la defensa de Chiloé frente al ataque de Lord Cochrane, que fue derrotado al intentar asaltar el castillo de San Miguel de Ahui en 1820. Años más tarde la expedición dirigida por Ramón Freire sería derrotada en la batalla de Mocopulli (1 de abril de 1824.



 
Archipiélago de Chiloé.


         Tras producirse, primero, el combate de Pudeto, que  fue un enfrentamiento entre patriotas chilenos y realistas chilotas donde vencieron los primeros, y el combate de Bellavista,  desarrollados ambos en el marco de la campaña de Chiloé, que tenía, como fin último, la expulsión de los españoles de la Isla de Chiloé, la cual se mantenía como el último bastión de la Corona hispana en Chile.

     En el combate de Pudeto, librado el 13 de enero, las tropas patriotas eran comandadas por José Rondizzoni, Jorge Beauchef y José Santiago Aldunate y un batallón de reserva con Manuel Riquelme, todos bajo el mando de José Manuel Borgoño.
La operación se realizó de noche y con gran éxito, pues se le quitaron al enemigo tres lanchas cañoneras y se le vararon las tres restantes.




 
Cañones en uno de los fuertes españoles en Chiloé.


      Al día siguiente se produce el Combate de Bellavista, entre las tropas chilenas mandadas por el general Ramón Freire, y las realistas chilotas al mando del coronel Antonio Quintanilla. Las mejores posiciones españolas estaban en Bellavista, cerca de San Carlos de Chiloé (hoy Ancud) en la Isla Grande de Chiloé, pero no pudiendo hacerse fuertes en ellas se retiraron a la ciudad de Castro.
Mientras tanto los chilenos se tomaban también la ciudad de San Carlos de Chiloé. Las fuerzas chilenas tuvieron en esta acción 92 bajas y las fuerzas realistas tres veces más.



 
Brigadier Antonio Quintanilla y Santiago, el último de Chiloé.

        Después de los combates.  se convino el Tratado de Tantauco, que selló la anexión de Chiloé a la república de Chile.
A pesar de algunas resistencias chilotas, la Isla Grande terminó aceptando su unión al pueblo chileno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada