Seguidores

sábado, 2 de marzo de 2013

Combate naval de San Nicolás 1811

 

2 de marzo de 1811.-



   Tiene lugar el Combate de San Nicolás,  enfrentamiento naval librado en el río Paraná entre la flota realista de Montevideo y la primera flotilla creada por el gobierno revolucionario de Buenos Aires. Fue la primera acción naval entre patriotas y realistas en la región del Río de la Plata y se saldó con la victoria de la marina realista. Los dos bandos portaban el pabellón español.


Pabellón de la Real Armada que usaron los dos bandos



       El 10 de febrero de 1811, con el propósito de apoyar la Campaña de Manuel Belgrano al Paraguay, zarpó la escuadrilla comandada por Juan Bautista Azopardo y secundada por las naves de Miguel Ángel Hubac e Hipólito Bouchard. Las autoridades realistas de Montevideo se enteraron de estos planes y destacaron una flotilla para interceptar a los revolucionarios. La misión fue confiada al hábil marino Jacinto Romarate.



Jacinto Romarate Salamanca


     La flotilla de Azopardo salió del Puerto de Buenos Aires, aguas arriba por el Paraná. Al llegar a la altura de San Nicolás de los Arroyos divisaron a los realistas y Azopardo decidió presentar combate. El jefe patriota mandó que una batería con cañones sacados de los buques fuera instalada en la costa, y que una tropa de marineros y milicianos también estuviera pronta para combatir desde la orilla.



Situación de las escuadras antes del combate.


     El 2 de marzo se entabló el combate, cuando los navíos realistas se aproximaron a los revolucionarios. En los primeros momentos los dos bergantines realistas, Belén y Cisne, quedaron varados cerca de la costa y fueron blanco de la batería de tierra y las fuerzas de infantería patriotas. Sin embargo, Azopardo no logró llevar a cabo el abordaje de los buques varados, que finalmente lograron retirarse.
Luego de varias horas los realistas intentaron un nuevo ataque, y ametrallaron a la Invencible. La América recibió varios impactos que le abrieron un rumbo en la proa y provocaron que comenzara a inundarse, por lo cual fue abandonada por su tripulación. Seguidamente los realistas se concentraron en el 25 de Mayo, al cual intentaron abordar; los inexpertos tripulantes fueron presa del pánico y abandonaron el buque, arrojándose al agua, pese a los intentos de Bouchard por impedirlo.


Combate de San Micolas, óleo de Justo P. Lynch



      Los navíos realistas se acercaron a la Invencible, que luchaba sola, y la abordaron. Animados por su jefe, los tripulantes lucharon por dos horas hasta que la situación se hizo insostenible.  Al ver la partida perdida, Azopardo intenta volar la santabárbara, pero lo disuaden las imploraciones de sus heridos, y resuelve entregarse: sobre un total de 60 combatientes insurgentes yacían en cubierta 41 muertos y heridos.



La escuadra española de regreso a Montevideo con los buques capturados.





      Azopardo y parte de sus oficiales y tripulantes fueron hechos prisioneros. El antiguo corsario maltés fue conducido a Montevideo junto con los buques capturados y, acusado de insurgente (cargo que le cupo a todos aquellos que se amparaban en el pabellón de España para combatir a españoles), lo enviaron con grilletes a Cádiz. Además, la Junta Grande lo acusó por mal desempeño.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada