Seguidores

miércoles, 6 de marzo de 2013

Rendición del fuerte de Jaujilla (Nueva España) 1818





6 de marzo de 1818.-

      Durante la Guerra de Independencia en México, el quince de diciembre de 1817, el coronel Matías Martín de Aguirre y el coronel José Barradas iniciaron con un grupo de mil hombres el sitio al fuerte de Jaujilla, saltando a la defensa Antonio López de Lara, coronel insurgente, y los capitanes Christie y Devers. Tal día como hoy se toma el fuerte de Jaujilla, en el Virreinato de Nueva España  por las tropas realistas al mando de D. Matías Martín Aguirre.

     Este es el parte enviado dando noticia del suceso al virrey D. Juan Ruiz de Apodaca y publicado en la Gaceta de Madrid, año de 1818.



RENDICIÓN DEL FUERTE DE JAUJILLA ÚLTIMO PUNTO FORTIFICADO POR LOS REBELDES EN ESTA NUEVA ESPAÑA

El Exmo. Sr. virrey acaba de recibir los siguientes partes que ha mandado publicar para satisfacción de los fieles vasallos del Rey N. S.

Exmo. Sr.—

Acaba de entregarse este fuerte acogiéndose a la gracía de indulto sus defensores, que quedan en mi poder, y 12 cañones de varios calibres, porción de fusiles, municiones y cuanto encerraba.

Los dos extranjeros de la gavilla del traidor Mina que estaban en él obligué a que me los entregasen presos, y así los mantengo porque han sido los que más se opusieron a mis afanes para reducir a los otros a la razón y que se arrepintiesen.

Este es, Sr. Exmo., el fruto de cerca de tres meses del más estrecho y penoso sitio, y de un bizarro y expuesto asalto que sólo una contingencia pudo malograr: teniendo la satisfacción de que en todo él nadie ha entrado ni salido del fuerte, sino los que se me han presentado.

Son muy dignos de la alta consideración de V. E. los beneméritos ofíciales y valiente tropa, que han sufrido en este tiempo toda clase de trabajos y escaseces, metidos en el agua y fango día y noche, y haciendo penosas y dilatadas obras bajo los fuegos de una fortificación inexpugnable por la naturaleza, y bien defendida por el arte.

Mientras las actuales atenciones me permiten dar a V. E. exacta noticia de todas las ocurrencias, adelanto este parte para su superior conocimiento por mí ayudante el teniente del regimiento de infantería fijo de México D. José Guiral, recomendando a V. E, muy particularmente el distinguido mérito que ha contraído en esta división y la dedicación y empeño decidido con que ha trabajado en todo el sitio.

Dios Guarde a V. E. muchos años.

Fortificación de Jaujilla 6 de marzo de 1818.

A las ocho de la mañana.

Exmo. Sr. Matías Martín y Aguirre.

Exmo. Sr. virrey D. Juan Ruiz de Apodaca.


Plano del fuerte de Jaujilla .



s. E. en vista de este parte y de ser el último punto fortificado que tenían los rebeldes en este reino y con el que se cuentan cincuenta y siete tomados a estos desde su ingreso a este mando, ha mandado se anuncie al público con salva de artillería y repique general de campanas; y espera con impaciencia los partes circunstanciados que ofrece el Sr. coronel Aguirre para premiar en nombre del Rey N. S.

[Q. D. G. ] a los jefes, oficiales e individuos de tropa que se hubiesen distinguido, concediendo desde luego el grado de capitán al oficial que ha traido tan importante noticia, recomendado particularmente por su jefe, y mandando se den las debidas gracias a nombre de S. M. al expresado Sr. Aguirre y a todos sus subalternos por su valor, constancia y amor al real servicio acrisolado en este sitio.

Que a los dos extranjeros se les forme causa de ordenanza y aplique la correspondiente pena: a los demás que se entregaron al indulto les concede S. E el perdón de la vida en nombre de nuestro piadoso Monarca, y los destina por seis años al presidio de la isla de Mescana.


Virrey Juan Ruiz de Apodaca.


Exmo. Sr. –

La noticia de la toma del fuerte de Jaujilla que acabo de recibir ahora que son las cuatro y cuarto de la mañana y cuyo parte original conduce a V. E. desde el sitio el ayudante del Sr. comandante general D. José Guíral, fue anunciada en esta ciudad con repique general y salva de artillería, resonando entre el estruendo del cañón las aclamaciones y vivas más tiernas a nuestro augusto Soberano.

Dígnese V. E. recibir estas cortas demostraciones de fidelidad de esta ciudad que con ambos cabildos se presta siempre gustosa a cuanto contribuye a la total pacificación de esta provincia, y de mi los más satisfactorios parabienes por una victoria debida a la protección decidida con que el cielo favorece el feliz gobierno de V. E., a sus sabias, activas y acertadas providencias, al infatigable trabajo de este Sr. comandante general coronel D. Matías Martín y Aguirre y al valor de los valientes oficiales y soldados de la división de su mando.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Valladolid, marzo 8 de 1818.

-Exmo. Sr. José de Castro.

-Exmo. Sr. virrey D. Juan Ruiz de Apodaca.

S. E. ha mandado dar las gracias a este jefe, como también a las corporaciones de que hace mención y al vecindario por sus demostraciones de gozo con tan plausible como interesante ocurrencia.

Nota: Los dos extranjeros presos son Cok y Nicolson.

En la imprenta de D. Juan Bautista de Arizpe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada