Seguidores

sábado, 23 de marzo de 2013

Motín de Esquilache 1766



23 de marzo de 1766.-


 Se produce en Madrid en llamado motín de Esquilache, revuelta popular dirigida contra el  marqués de Esquilache, principal ministro del rey, al que los amotinados culpaban de la carestía del pan, y que se había hecho extraordinariamente impopular como consecuencia de la prohibición de algunas vestimentas tradicionales.


Marqués de Esquilache.


     Carlos III, que había gobernado ya en Nápoles (1759). Este rey trajo consigo dos ministros italianos de condición muy diversa don Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache, y don Jerónimo Grimaldi, marqués de este apellido, a quienes encargó de los Ministerios de Hacienda y Guerra (entonces unidos) y de Estado, respectivamente.
Esquilache era un hombre laborioso y honrado, pero muy europeizado para el gusto español de entonces, con lo que se atrajo la antipatía de las gentes, que recibían mal sus reformas. En 1766 tuvo la idea de modificar las vestimentas recortando las capas y apuntando los sombreros chambergo, que aún se usaban. Parece, que se ordenó esto para evitar que los criminales pudieran ocultar el rostro.


Tipo popular en el Madrid de finales del siglo XVIII.



Parece ser que ya desde mucho antes se preparaba el motín. La reacción popular fue inmediata y contundente: junto con el malestar social a causa de la subida de los precios del pan y de otros productos de primera necesidad (principal causa de la revuelta).El pueblo de Madrid marchó a la Plaza Mayor, destruyendo farolas que habían sido instaladas en toda la ciudad,atacaron los palacios de dos ministros italianos;Grimaldi y Sabatini. y que en aquellos días se repartió mucho dinero, dándose, además, el caso en que muchos sublevados bajo los andrajosos trajes ocultaban su condición de nobles.


El motín de Esquilache, cuadro atribuido a Francisco de Goya.


En el día 23 de marzo, Domingo de Ramos, dos embozados se paseaban junto al cuartel de Inválidos, plaza de Antón Martín, cuando un soldado se acercó a uno de ellos, que llevaba un gran sombrero blanco, y le dijo: "Paisano, ¿por qué no observa usted lo mandado y no apunta su sombrero?" El embozado contestó groseramente, por lo que el soldado quiso prenderle; pero aquél sacó la espada, a tiempo que tocó un silbato, reuniendo mucha gente que salió de las vecinas calles; entre todos desarmaron a, los soldados y marcharon por la calle de Atocha, gritando: "¡Viva el rey! ¡Viva España ! ¡ Muera Esquilache !" En la plaza Mayor se juntaron con otros que venían de la plaza de la Cebada, y se dirigieron a Palacio,, donde el duque de Arcos les indicó que serían atendidos. Entonces fueron a la calle de las Infantas (hoy Rosalía de Castro), donde saquearon la Casa de las Siete Chimeneas, vivienda del ministro, e incendiando los muebles.



Casa de las Siete Chimeneas en Madrid.


          El día 25 de mayo salió el rey para Aranjuez, acompañado de Esquilache, con lo que las gentes repitieron el motín. El pueblo se enterará de que Esquilache se encuentra junto al rey, por lo que irán en su búsqueda al Palacio Real, pero la guardia valona se mantienen firmes y terminan abriendo fuego y matando a una mujer Esto hará que la revuelta tome más fuerza y para mediar, será un sacerdote el que la hará llegar al rey una lista de exigencias:. Esto hará que la revuelta tome más fuerza y para mediar, será un sacerdote, el padre Cuenca y por un calesero el que la hará llegar al rey una lista de exigencias. El rey, con disgusto, aceptará las exigencias populares, volviendo la calma finalmente a la ciudad de Madrid.



La población de Madrid enfrentándose al rey por sus derechos.


      Se acusó de preparar el motín a los jesuitas, dirigidos por los padres Isidoro López y Miguel Gándara, juntamente con el abogado don Lorenzo Hermoso y el marqués de la Ensenada, que fue desterrado a Medina del Campo, donde murió.



El conde de Aranda, sucesor del ministro Esquilache.


      El conde de Aranda sustituyó a Esquilache trás su cese en el cargo,quién convenció a Madrid de aplicar esta medida de Esquilache.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada