Seguidores

sábado, 11 de agosto de 2012

11 de Agosto de 1718.-

     En las inmediaciones del Cabo Passaro a la altura de Siracusa, tiene lugar el enfrentamiento naval entre la escuadra española mandada por los almirantes Antonio Gaztañeta y Fernando Chacón, y la británica, mandada por el almirante Sir George Byng


Mapa de la isla de Sicilia en 1718.

     Gaztañeta cometió el grave error político de no prever que la escuadra inglesa fuese capaz de atacarles, ya que por aquel momento no existía una declaración de guerra entre ambos países. Cuando la declaración de guerra se produjo por sorpresa, la escuadra española se encontraba fondeada en el Cabo de Passaro en inferioridad numérica, sin posibilidad de ponerse en correcto orden de batalla y con la dirección del viento en contra. La flota española constaba de 23 naves de guerra —entre las que había galeras, buques de guerra y cañoneras, entre otros— y algunas más con provisiones. Sin embargo, no navegaban en bloque, sino de manera dispersa.


Enfrentamiento naval de Cabo Passaro 1718.

     La derrota fue total, sólo cuatro navíos y algunos barcos menores lograron escapar. Gaztañeta luchó con bravura, pero tuvo finalmente que rendirse al encontrarse su navío desarbolado, 200 hombres de su tripulación muertos y él mismo herido en una pierna. Al poco tiempo fue liberado y regresó a España, donde siguió sirviendo en la Armada. A pesar de haber sido severamente derrotado, se consideró que su actuación no fue negligente, dadas las condiciones en las que se produjo su derrota con un comportamiento deshonroso por parte británica. Esta acción no merece el apelativo de "batalla", por cuanto uno de los contendientes no solo no tiene intención de combatir, si no de ni siquiera enfrentarse a un enemigo, pero a los británicos a lo largo de la Historia, todo les ha valido para beneficio propio, y además mejor si con ello contribuian a debilitar a España.



11 de Agosto de 1809.-

     El ejército español se enfrenta al francés en Almonacid, en la provincia de Toledo, poniendo fin a la campaña del Tajo de 1809 , cuya primera parte terminó con la victoria táctica aliada en la batalla de Talavera (27-28 de julio) y en la retirada posterior de los ejércitos británico (hacia Portugal) y de Extremadura (hacia Andalucía). La Junta Central da instrucciones al general español Venegas de seguir a Tembleque y Ocaña, pero sin comprometerse. Al mismo tiempo, el general Cuesta, su jefe, le instaba a presentar batalla para descargar a las tropas que merodeaban en las proximidades de Toledo.
Francisco Xavier Venegas de Saavedra. (Zafra, Badajoz 1754-Madrid 1838)

     Los franceses se retiraron hacia Madrid y el día 11 de agosto el general Venegas, al mando del Ejército de la Mancha (22.000 infantes, 3.000 jinetes y 29 cañones), toma posiciones en Almonacid de Toledo. Al amanecer aparece el 4º Cuerpo del Ejército Francés, al mando del general Sebastiani, acompañado del Ejército de Reserva a las órdenes de Dessole, y del rey José en persona, con un total de 26.000 infantes, 4.000 jinetes y 40 cañones.Los españoles, que esperan una fuerza francesa mucho más pequeña forman a la defensiva en Almonacid.


Plano de la batalla de Almonacid.

     Los franceses atacan la izquierda española con divisiones polacas y alemanas. Los infantes españoles repelen dos ataques de jinetes polacos; pero la tercera carga logra expulsar a los defensores de sus posiciones en los Cerrojones, a costa de elevadas pérdidas. Los españoles retroceden al Cerro del Castillo para continuar resistiendo hasta que una posterior carga de caballería francesa, con un nutrido bombardeo de artillería, ponen en desbandada a los hispanos. La división Vigodet evita una masacre al detener la persecución francesa con la intervención de los Regimientos de caballería Príncipe, Borbón, Farnesio, Montesa, Lusitania, Alcántara, España, Dragones de Granada y Dragones de Fernando VII, que hicieron prodigios de valor para permitir la retirada ordenada de los cuadros de infantería españoles.

Soldado del Regimiento de Caballería de Línea Lusitania.

     Los franceses tienen 2.500 bajas, las de los españoles no pasan de 4.000 entre muertos, heridos y prisioneros; pero el Ejército de la Mancha desaparece al desbandarse sus unidades en Sierra Morena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada