Seguidores

jueves, 30 de agosto de 2012

30 de Agosto de 1282.-


     Los sicilianos enviaron una embajada a Pedro III  de Aragón ofreciéndole la corona siciliana, a la que tenía derecho gracias a su matrimonio, debido a la sublevación es estos contra los franceses en lo que se llamó Vísperas Sicilianas. El rey aragonés puso entonces su flota rumbo a Sicilia, donde arribó a la localidad de Trápani.  El rey aragonés desembarca su ejército de almogávares al grito de «¡Desperta Ferro!».


Almogávar aragonés.

     El pretendiente francés al trono, Carlos de Anjou abandonó el campo de batalla permitiendo que el rey aragonés se dirigiera a Palermo (Sicilia) para ser coronado rey de Sicilia El obispo de Cefalú le coronó rey de Sicilia e inmediatamente envió una embajada a Carlos de Anjou, que se encontraba en Mesina, instándole a reconocerle como rey de Sicilia y a abandonar la isla. La derrota de la flota angevina en Nicoreta, a manos del almirante Roger de Lauria, obligó a Carlos a dejar Mesina y refugiarse en su reino de Nápoles.


Pedro III de Aragón.

     Los sicilianos aliados del rey Pedro fueron vencidos por los franceses en Magliano di Marsi, aunque los angevinos sufrieron una derrota definitiva en Mesina; perdieron en esta batalla a unos 10.000 soldados. Todas las ciudades de la isla, así como las de Malta, se sometieron al rey Pedro, si bien Carlos seguía conservando el sur de Italia, en el que continuaba llamándose rey de Sicilia, a pesar de no dominar ese territorio.


30 de Agosto de 1821.-

      Las fuerzas del caudillo chileno José Miguel Carrera, ex general de Chile, son derrotadas en Punta del Médano por las fuerzas del coronel mendocino Jose Albino Gutierrez.  Carrera siguió su avance desde San Luis, con la idea fija de pasar a Chile a derrocar a su enemigo, el conservador Bernardo O'Higgins.

Jose Miguel Carrera (Santiago 1785-Mendoza 1821)

     La mayor parte de sus fuerzas eran montoneros e indígenas, justamente el tipo de enemigos al que estaba acostumbrado Gutiérrez. Éste lo descubrió, atacó y derrotó, secundado por el coronel Manuel Olazábal. Carrera se dio a la fuga hacia San Juan, pero fue tomado prisionero por sus propios hombres y llevado a Mendoza. Allí fue enjuiciado y condenado a muerte. La condena se cumplió en el cabildo de Mendoza,  fue fusilado cerca del mediodia por orden de Tomás Godoy Cruz, solicitando no se le vendaran los ojos, que se apuntara donde estaba su mano (sobre su corazón) y estar de pie, todo lo cual le fue negado.

Coronel José Albino Gutierrez.

      A continuación, el se limpió cuidadosamente algunas motas de las mangas de su casaca militar y gritó ¡Muero por la libertad de América!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada