Seguidores

jueves, 16 de agosto de 2012


16 de Agosto de 1519.-

     Habiendo tenido noticias Hernán Cortés de que Diego Velázquez había conseguido en la Corte el nombramiento de adelantado de Yucatán, decidió inutilizar las naves, excepto la que había de utilizar Portocarrero a fin de mantener contacto directo con España, para evitar cualquier fuga de los hombres que no secundaban su rebelión frente a la legalidad del gobernador de Cuba.

Soldados españoles de la época de la conquista.


     El 16 de agosto de 1519, Cortés abandonó la costa e inició su marcha hacia el interior, rumbo hacia al corazón del Imperio Mexica. Cortés estableció una alianza militar con el pueblo Totonaca, este pueblo tenia establecida su capital en Cempoala, una avanzada ciudad de unos 20.000 habitantes. El acuerdo se realizó sobre la base de que, una vez derrotado el Imperio Azteca, la Nación Totonaca sería libre. No obstante, luego de la conquista de México, los totonacas, diezmados por la alianza militar y las enfermedades, nunca volvieron a ser lo que fueron, quedando Cempoala deshabitada y su cultura extinguida y olvidada. La Cultura Totonaca volvió a ser descubierta a fines del siglo XIX.


Ruinas de Cempoala, capital de la Nación Totonaca.

     Treinta pueblos totonacas se reunieron con Cortés en Cempoala para sellar la alianza y marchar juntos a la conquista de Tenochtitlan. Los totonacas aportaron 1.300 guerreros a la empresa de Cortés quién, por su parte, aportaría unos 400 españoles, armas de fuego y quince caballos.


16 de agosto de 1808.-

     Los defensores de Gerona, que estaba sitiada por segunda vez por los franceses, obligan al ejército del mariscal Duhesme a retirarse al otro lado del rio Ter.
    Después del primer intento fracasado por parte francesa de conquistar la ciudad de Gerona, llegaron a la ciudad algunos refuerzos más: dos batallones del Regimiento Borbón y el segundo batallón de Voluntarios de Barcelona, las fuerzas de la ciudad estaban bajo el mando del general Mariano Fernández de Castro. El 20 de julio se presentó de nuevo el ejército francés, bastante más reforzado que la vez anterior, y con numerosa y potente artillería, dispusieron los emplazamientos de las piezas, desviaron las aguas de la acequia Monar y comenzaron los ataques contra la ciudad y los fuertes que la protegían.

Soldado del  Regimiento de Ultonia, este Regimiento se distinguió durante los sitios de Gerona

     Durante estos ataques consiguieron abrir una brecha en los muros de la ciudad, pero no consiguieron penetrar en ella. Mientras la ciudad estaba asediada, en el vecino municipio de Hostalric, se iban concentrando tropas y víveres para socorrer Gerona. Estos refuerzos estaban al mando del general Conde de Cadalgués, que se dirigió a la ciudad por caminos tortuosos para evitar ser descubiertos por los franceses, a esta columna además se unieron 800 somatenes comandados por Milans del Bosch y otros 2.500 voluntarios y algunos destacamentos de Guardias Españolas y Valonas procedentes de la vencida Rosas al mando del guerrillero Juan Clarós. Ante el ataque simultáneo de las columnas españolas, las tropas de Duhesme iniciaron la retirada, dejando tras de ellos cañones e impedimenta.



El sitio de Gerona.

     La retirada de Duhesme fué bastante dificil, pues los caminos que seguían la costa estaban guardados por buques ingleses y españoles que los cañoneaban constantemente, mientras que los caminos del interior estaban custodiados por guerrilleros y somatenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada