Seguidores

sábado, 18 de agosto de 2012

18 de Agosto de 1480.-

      En la isla de Gran Canaria desembarca la expedición organizada por los Reyes Católicos para la conquista del archipiélago en La Isleta, la expedición mandada por Juan Rejón y el deán Bermúdez, representante del obispo del Rubicón Juan de Frías, uno de los financiadores de la conquista. Ese día, junto al Guiniguada, se fundó el Real de Las Palmas. Pocos días más tarde tuvo lugar en las proximidades del Real el primer enfrentamiento en el que los isleños fueron derrotados. Esta victoria inicial les proporcionó a los castellanos el control de la esquina noreste de la isla.

Las islas Canarias.


      La resistencia aborigen en el interior montañoso de la isla, la falta de hombres y medios materiales y las desavenencias internas en el bando conquistador, constituyen las principales marcas de este periodo.  El nombramiento de Pedro de Vera como nuevo gobernador de la isla impulsó la conquista.

Pedro de Vera

     Contó para ello con la llegada de nuevos refuerzos humanos aportados por Diego García de Herrera, que envió un numeroso contingente de gomeros. Se producen las victorias castellanas en la Batalla de Arucas en la que cae el líder aborigen Doramas. La captura de Tenesor Semidán, guanarteme de Gáldar, por parte de Alonso Fernández de Lugo, será un factor decisivo para la culminación de la conquista. Tenesor Semidán fue enviado a Castilla, donde fue bautizado con el nombre de Fernando Guanarteme y, tras firmar con Fernando el Católico el Pacto de Calatayud,  se convirtió en un fiel y valioso aliado de los conquistadores, cuya actuación ha sufrido diversas valoraciones por los analistas de la historia: traidor a la causa aborigen para unos, hábil negociador que logró salvar muchas vidas, para otros.

Naves castellanas en la conquista de Canarias.

     Finalmente,  junto a la Fortaleza de Ansite, se produce la dispar acción de la entrega de unos como Guayarmina Semidán, o el suicidio de otros por despeñamiento como el del líder canario Bentejuí junto con el Faycán de Telde al grito de Atis Tirma (por mi Tierra).


18 de Agosto de 1562.-

     Don Alonso López de Lois, a quien la Cancillería del Reino de la Nueva Galicia había concedido varias mercedes de tierras en estas latitudes, funda la ciudad de Santa Elena.
     Fue bautizada como Santa Elena del Río Grande, en honor al día de su fundación, 18 de agosto de 1562 que coincidía en el santoral católico con el de santa Elena. Río Grandísimo por estar situado en las riberas del río Aguanaval conocido en tiempos antiguos, como el río de las grandes aguas corrientes, su recorrido termina en la Región Lagunera, en el municipio de Matamoros, Coahuila.


Escudo de Santa Elena, actual Rio Grande en México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada