Seguidores

miércoles, 29 de agosto de 2012

29 de Agosto de 1350.-

     Frente a la costa de Winchelsea (Inglaterra), la flota inglesa, liderada por el rey Eduardo III y su hijo, el Príncipe Negro, atacan a la flota lanera castellana que regresaba de Brujas.
 El motivo de la batalla parece ser que el rey inglés estaba dispuesto a terminar con el problema de los corsarios y del dominio castellano del mar, el propio Eduardo se trasladó a Winchelsea en compañía de sus hijos, el Príncipe Negro y el conde de Richmond, donde  reunió una flota supuestamente formada por 54 naves, que consistían en 5 hulks, 30 kogges y 19 pinazas.


Pinaza del Cantábrico.

     La batalla se libró del único modo posible, al abordaje y luchando cuerpo a cuerpo. Las crónicas refieren un combate sin piedad, en el que los vencidos eran arrojados por la borda. El barco del Príncipe Negro también se fue a pique al ser abordado por otro castellano agujereándole el casco, aunque el príncipe pudo pasar a la cubierta del castellano y finalmente apoderarse de él con la ayuda de un segundo barco inglés que lo atacó por la parte opuesta. La batalla concluyó, según las crónicas, cuando un escudero flamenco de Roberto de Namur llamado Hannequin cortó la driza de la vela mayor del navío castellano que arrastraba al de su señor cuando este ya se daba por perdido. Los sorprendidos marinos cántabros, cubiertos bajo la vela, pudieron entonces ser fácilmente abordados y acuchillados, quedando en poder de los ingleses de catorce naves castellanas


Batalla naval medieval.

     La batalla fue tipicamente al estilo de la baja edad media, con naves de tamaño reducido (excepcion de las hulks inglesas) y sobrecargados de gentes de armas. Eduardo III reclamo el titulo de "King of the Sea" ante sus caballeros al finalizar la batalla. El 1 de agosto de 1351, Eduardo firmó en Londres un tratado con las ciudades de la hermandad del Cantabrico (Castilla era neutral en estos años y no podia firmar como nacion).

Enorme hulk inglesa, usada como barco-prisión.

     En una curiosa negociacion, Eduardo, teorico vencedor de la batalla, accedio a todas las peticiones de los armadores del Cantabrico, incluyendo el libre comercio y los derechos de pesca en la costa de Inglaterra y Bretaña, con tal de evitar los continuos saqueos de sus costas.


29 de Agosto de 1622.-

     Tiene lugar la batalla de Fleurus,en la actual Bélgica, fue una de las victorias más significativas de los Tercios españoles. En su tiempo, fue una victoria bastante celebrada y famosa, y para variar, hoy en día, absolutamente desconocida, no solo para lo que podríamos llamar, "el gran público", sino incluso para los historiadores militares.


Batalla de Fleurus, de Vicente Carducho.


     Los generales alemanes Mansfeld y Christian de Brunswick deciden aceptar un contrato con las rebeldes Provincias Unidas, reúnen lo que queda de sus ejércitos, despues de haber sido derrotados por los españoles en el Palatinado, y se dirigen hacia Flandes, pero Gonzalo Fernández de Córdoba, nieto del Gran Capitán,  recibe el cometido de cortarles el paso, encontrándose los dos ejércitos en las cercanías de Fleurus.
      El ejército protestante forma con la caballería de Brunswick en el ala izquierda (3000 jinetes aprox). El centro queda al mando de Mansfeld con unos 5000-6000 infantes. El ala derecha la forma la caballería del coronel Streiff (1000-1500 jinetes). Hay 11 cañones apoyando el centro.
     Córdoba despliega su ejército defensivamente, en el flanco derecho hay 800 mosqueteros españoles parapetados en una granja. A continuación 5 escuadrones de caballería, 1200 jinetes al mando del coronel Gaucher. El centro lo ocupa la infantería al mando directo de Córdoba con 5200 infantes. El ala izquierda queda formada por 1000 jinetes al mando del general Felipe da Silva. En total unos 6000 infantes, 2200 jinetes y tal vez unos 4 cañones.


Posiciones de los ejércitos en Fleurus.


      Tras un intercambio de fuego de artillería Mansfeld ordena un avance general sobre las posiciones españolas. Streiff carga contra las fuerzas de da Silva logrando expulsar a la caballería española que se tiene que refugiar detrás de los equipajes. A continuación gira para apoyar a la infantería protestante atacando sin éxito al escuadrón (italiano) de Campolattaro.
   En el ala izquierda protestante, Brunswick carga a su vez contra Gaucher; pero el apoyo de los mosqueteros destacados en la granja le dificulta las cosas. Finalmente tras varios intentos logra también desalojar a la caballería española de ese ala. Al igual que en el ala opuesta gira para apoyar a su infantería, atacando en este caso el escuadrón (español) de Ibarra, pero igualmente sin éxito.


Gonzalo Fernández de Córdoba.

      El centro protestante a pesar del apoyo de su victoriosa caballería no consigue tras varias horas de combate quebrar los escuadrones españoles. Mansfeld y Brunswick optan por abandonar el combate y huir flanqueando la posición española, dejando atrás a quien no pueda mantener el ritmo.
  Córdoba ordena a Gaucher que tras un descanso reúna la caballería disponible y se lance sobre los protestantes. Gaucher alcanza el día siguiente sin problemas a la retaguardia enemiga que abandonada por su caballería y sus generales es masacrada.
Tercios españoles durante la guerra de los Treinta Años.

   Los protestantes sufren unas 5000 bajas en total (2000 de ellos el día posterior), siendo la mayoría de ellas en su infantería. Pierden además toda su artillería y Brunswick uno de sus brazos. Los españoles tienen en torno a unas 1000 bajas entre muertos y heridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada