Seguidores

miércoles, 22 de agosto de 2012

22 de Agosto de 1526.-

      El explorador español Toribio Alonso de Salazar, avistando la isla de San Bartolomé o Taongui, descubre las islas Carolinas,  aunque se perdió las noticias de ellas hasta que Francisco de Lezcano en 1686 llegó a Yap y las llamó Carolinas, en honor del rey de España Carlos II, haciendo extensible el nombre a las Palaos, Marshall y Gilbert.


Mapa de las posesiones españolas en el Pacífico, que lo convertían en un "lago español".

     La colonización de las islas Carolinas revistió, como en la mayor parte de las empresas españolas, un marcado carácter religioso. Concedida la autorización para el envío de misioneros por real cédula de 19 de octubre de 1707, se realizaron varias expediciones a las islas Carolinas. Una de ellas fue la realizada por el padre Cantova, que fue asesinado. Después de este suceso y hasta el año 1787, cesaron las relaciones de España con las islas Carolinas. Relaciones que más tarde fueron reanudadas, pero esta vez con un carácter marcadamente comercial.


Poblado en Taongui, en las Carolinas.

     El representante español Butron firmó con los reyes de Koror y Artingal un acta por el cual se reconocía la soberanía del rey de España sobre las Carolinas. Una vez asegurado el territorio, España intentó establecer derechos aduaneros en la región en 1875, pero Alemania e Inglaterra protestaron, ya que el anterior abandono de las islas por parte de España permitió la llegada de diferentes misiones de estos dos países. El conflicto surgido a causa de estos hechos fue sometido al arbitraje del papa León XIII, quien reconoció la prioridad de los derechos de España sobre las islas comprendidas hasta el grado 164 longitud este. Asignando a Alemania las islas Marshall y la facultad de conservar una estación naval en una de las islas Carolinas, derecho que Alemania nunca utilizó.


El Papa León XIII reconociendo la soberanía española en las Carolinas y demás archipiélagos del Pacífico.

     Después de la guerra hispanoamericana de 1898, las islas Carolinas y Marianas fueron vendidas a Alemania por 25 millones de pesetas, reservándose España el derecho de establecer un depósito de carbón en la zona.


22 de Agosto de 1779.-

     Estando en guerra con los británicos, el capitán de navío D. Diego Quiroga, al mando del navío San Isidro, destinado en la escuadra del teniente general D. Luis de Córdoba, interviene en la primera campaña del Canal de la Mancha, en cuyas aguas, se separa de la escuadra combinada.


Navío San Isidro.

   Teniendo a la vista el cabo Lizard, en la costa británica, captura en el día de hoy, después de perseguirlo, a un buque corsario británico, armado con 12 cañones de a 24 y seis pedreros, teniendo a 40 hombres de tripulación, pasando un oficial y dotación española de presa para marinarlo, entrando posteriormente con su presa en el puerto de Brest.


Cabo Lizard, en la costa de Cornualles.
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada