Seguidores

domingo, 26 de agosto de 2012

26 de Agosto de 1542.-


     Francisco de Orellana que había zarpado el 26 de diciembre de 1541, llega en el día de hoy al Oceano Atlantico tras atravesar el Amazonas.


Francisco Orellana.

     Tras una penosa navegación, abandonados a su suerte, decidieron proseguir corriente abajo arrastrados por sus vertiginosas aguas. Ante la imposibilidad de remontar el río que descendía impetuoso, abandonaron la idea de volver, y al resto de la expedición. Como la embarcación que llevaban no era suficiente para la empresa se decidió la construcción de un bergantín mayor, el Victoria.

Paisaje de la Amazonía.

     Del Coca pasaron al Napo, navegando por el río, como náufragos en alta mar. Durante la travesía fueron hostigados por los indios omaguas que poblaban las orillas del río; los jíbaros, la más cruel y legendaria tribu de la Amazonia, y por los aucas, la más feroz y sanguinaria. Pero sobre todo por hermosas mujeres en canoas. Las describe como rubias, de grandes y fuertes miembros, audaces y belicosas, valerosas guerreras que se defendían de los invasores con flechas envenenadas. Eran altas, con largas trenzas enrolladas sobre la cabeza. Vestían túnicas de algodón y mantas de lana con brillantes plumas, o andaban semidesnudas. Cada año incursionaban en las tribus vecinas, selva adentro, entre gritos y timbales de batalla, atrapando a los mancebos para convertirlos en esclavos.  Después del apareamiento, lo mismo que en la leyenda griega, conservaban sólo a las hembras, adiestrándolas en el manejo de las armas y en el arte de la guerra, y los varones sobrevivientes eran sacrificados o mutilados.  Por lo que Orellana decidió bautizar al río con el nombre mítico del AMAZONAS.


Mapa del curso del Amazonas.

       Venciendo el hambre, la fatiga, el frío y la desesperación, abriéndose camino por medio del coraje y de la espada, se aventuran navegando a la deriva y sobreviven: La fe y la ambición mueven sus almas. Engullidos en la hondura de la jungla, a través de parajes nunca transitados, los dos bergantines, achicando agua, bamboleando al viento, enderezando el timón, expuestos a las flechas emponzoñadas de los indios, hostigaban a los españoles sin cesar con sus lanzas y cerbatanas.
Navegando el torrente inexplorado del anchuroso Amazonas, siguiendo su curso serpenteante de fangosa agua rizada; navegando el río más caudaloso del planeta, según nos cuenta la crónica del capellán, el también tripulante y trujillano, el fraile dominico Gaspar de Carvajal, quien relató los pormenores del descubrimiento y descenso del Amazonas desde su inicio a su desembocadura; el 26 de Agosto de1542 pudieron ver al fin el mar después año y medio de aventura .


Orellana y el resto de sus hombres llegan al Atlántico.

     La vieja ambición de encontrar una vía de comunicación entre las tierras altas del Perú y el Océano Atlántico se había cumplido; el Amazonas había sido descubierto para la navegación, atravesando todo el continente de parte a parte. Llegan al fin a la desembocadura del Atlántico, pero famélicos, desfallecidos, diezmados.

26 de Agosto de 1810.-


     Al conocerse la noticia de la Revolución de Mayo en el Virreinato del Río de La Plata,  se  reunió una asamblea de notables, en la que se acordó  jurar el Consejo de Regencia y desoír la invitación porteña de unirse a la causa independentista del Virreinato Se prepararon para luchar y reclutar fuerzas, desconociendo la autoridad de la Primera Junta. Pero el partido realista quedó aislado, y los conspiradores debieron huir hacia el norte de la región.


Primera junta gubernativa de las Provincias del río de la Plata.

      Tras ser detenidos, son  fusilados en  Cabeza de Tigre, en el sudeste de Córdoba en el Monte de los Papagayos (cerca de la actual Los Surgentes),  el ex-Virrey del Río de la Plata Santiago de Liniers, el marino y ex-gobernador de Córdoba, Juan Gutiérrez de la Concha, el teniente gobernador Victorio Rodríguez, el ex-gobernador Santiago Alejo de Allende y el contador Joaquín Moreno, perdonándose al obispo Rodrigo de Orellana, quien fue enviado preso a Luján. El piquete de ejecución estaba mandado por Domingo French y formado por soldados extranjeros, algunos de ellos ingleses que habían quedado de las invasiones, ya que temía que los Patricios, Arribeños y demás se negaran a realizar la ejecución.


Juan Antonio Gutierrez de la Concha, marino español que murió fusilado por orden de la Primera Junta por lealtad a la causa del rey de España.

     Un fraile de la Merced que presenció el atroz acto, al ser enterrados juntos colocó una cruz para saber donde estaban, pero que no llamara la atención, por lo que escogiendo la inicial de sus apellidos en la placa escribió "CLAMOR", posteriormente los restos pudieron ser recuperados y trasladados a España gracias a la señal, descansando en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada