Seguidores

jueves, 23 de agosto de 2012

23 de Agosto de 1574.-

     La escuadra turca bajo el mando de Selim II, consigue tras varios días de asedio y bombardeo constante, reconquistar la fortaleza de La Goleta tras vencer las últimas resistencias de la guarnición. Los turcos demostraron una crueldad extrema con los defensores debido a la resistencia mostrada por estos, asesinando a varios cientos de ellos una vez se habían rendido.


Selim II

     En la toma de La Goleta caben destacar la ineptitud de los mandos a cuyo cargo estaba la defensa de la fortaleza que habían sido alertados de la presencia de la escuadra turca sin tomar las medidas oportunas, además de ignorar los consejos hechos por los capitanes españoles de levantar bastiones para proteger el foso de la fortaleza.Aunque hubo algunas salidas victoriosas para las armas españolas, al no recibir refuerzos del gobernador italiano de Túnez e ir perdiendo efectivos, sin apenas comida ni agua, pues las cisternas habían caido en manos turcas al principio del asedio, hicieron que la moral de los sitiados cayera  por completo y propiciara la caida de La Goleta.


Entrada del ejército turco en La Goleta.


23 de Agosto de 1812.-

     Se produce el 200 aniversario del llamado Éxodo Jujeño, que es como se denomina a la retirada hacia Tucumán emprendida por el independentista Ejército del Norte comandado por el general Manuel Belgrano en la vanguardia y el mayor general Eustochio Díaz Vélez en la retaguardia, y la población de San Salvador de Jujuy que evacuó la ciudad completa y sus campos, ante el avance de las tropas realistas provenientes desde el Alto Perú. El rigor de la medida debió respaldarse con la amenaza de fusilar a quienes no cumplieran la orden, eficaz método de convicción.

Éxodo jujeño.

     El ejército realista se presentó con cerca de 3.000 soldados, comandados por Pío Tristán, la orden especificaba que la retirada debía dejar sólo campo raso frente al enemigo, de modo de no facilitarle casa, alimento, ganado, mercancías ni cosa alguna que le fuera utilizable.


Pío Tristán. General en jefe del Ejército realista del Alto Perú.

     La población acató sin mayores actos la medida a partir de los primeros días de agosto, demorándose algo más los vecinos pudientes, que requirieron de Belgrano carretas para transportar sus bienes, todos los habitantes abandonaron sus hogares y arrasaron con todo lo que dejaban atrás, a fin que las fuerzas realistas no pudiesen aprovechar ninguno de sus bienes y dejándolos sin víveres para sus tropas. El ejército independentista finalmente comenzó también su retirada  en horas de la tarde; se arreó el ganado y se prendió fuego a las cosechas para desguarnecer al enemigo. Belgrano fue el último en dejar la ciudad deshabitada.


Bendición de la bandera Argentina en la catedrál de Jujuy. Los colores de la bandera corresponden a la banda de la condecoración española de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III.

El éxodo jujeño es recordado con gran estima por los habitantes de Jujuy, que cada 23 de agosto conmemoran el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada